La reforma eléctrica pone 100.000 empleos en riesgo

La reforma eléctrica pone 100.000 empleos en riesgo

Los recortes unen contra el ministro Soria al sector, la industria, los consumidores y los inversores

Rebelión en la granja. Los cerdos son los últimos en subirse al carro de agraviados por la reforma eléctrica puesta en marcha por Industria. Los excrementos de la cabaña porcina alimentaban hasta ahora a 29 plantas de cogeneración de purines que, con el nuevo marco retributivo, se quedan sin la subvención que recibían para cubrir los costes del tratamiento de estos residuos altamente contaminantes. Desde enero, 28 de estas plantas se encuentran paralizadas provocando la concentración y el vertido incontrolado de los deshechos. Lo que parecería una anécdota en la lista de damnificados por los recortes retributivos, que en el caso de la cogeneración podrían llegar hasta el 40%, no lo es en absoluto. El sector porcino representa el 14% de la producción agraria y genera más de dos millones de empleos, de los cuales 200.000 son puestos de trabajo directos.

Cada una de las plantas de purines cuesta unos 16 millones y, además de servir para eliminar los excedentes de excrementos y su impacto ambiental, producen biogás para la cogeneración de electricidad, fertilizantes y agua para riego. Una planta tipo puede tratar de media 110.000 toneladas de purines al año y producir la energía que necesita una ciudad de 100.000 habitantes en un año, 80.000 metros cúbicos de agua para riego agrícola y 5.400 toneladas de abonos. Y en contra de lo que pudiera parecer, son rentables, tanto como para que Iberdrola disponga de cinco de estas plantas. Industria defiende el recorte ya que asegura que desde 1999 estas plantas han recibido 3.000 millones de euros financiados en el recibo de la luz.

Sin embargo, el sector advierte de que si Industria mantiene los recortes se sacrificarán 2,5 millones de cerdos, con unas pérdidas de más de 300 millones, que pondrían en serio riesgo a buena parte de las 3.000 explotaciones existentes. España cuenta con la cuarta cabaña porcina más grande del mundo, con 25 millones de cabezas, tras China, EE UU y Alemania.

Éste es el penúltimo episodio de una reforma que tiene en pie de guerra a sectores de lo más variopinto. Desde las grandes eléctricas, afectadas por cuantía y casi en todas las tecnologías de generación eléctrica, hasta los inversores internacionales que pusieron sus ojos en las enormes rentabilidades, gracias, en buena parte, a las primas recibidas, de los huertos solares del sur de España. Por salvarse no se salvan ni los consumidores, que deberán estar pendientes desde abril de la evolución del precio diario de la electricidad para hacerse una idea de lo que les tocará pagar en el recibo. Todo para acabar con un déficit de tarifa –desajuste entre ingresos y gastos del sistema eléctrico– que casi hace necesario un rescate europeo por el agujero generado: casi 30.000 millones de euros. Pese a todo, fuentes del sector advierten de que se seguirá generando déficit si el Estado no asume sus compromisos en los Presupuestos Generales del Estado. Vayamos por partes.

 

eléctricas

Las grandes reducen su inversión en España

El pulso mantenido por Iberdrola, Endesa y, en menor medida, Gas Natural Fenosa, con el departamento que dirige José Manuel Soria ha llegado a tal punto que los reproches darían para una telenovela. Los principales generadores han advertido de que van a reducir sus inversiones en España como consecuencia de los recortes y de la sobrecapacidad existente. Despechada, Industria respondió con un «hace mucho que me eres infiel» y deslizando que hace tiempo que Latinoamérica (y Reino Unido, en el caso de Iberdrola) es la niña bonita de los grandes. Lo cierto es que los ajustes regulatorios tuvieron un impacto de 455 millones en los beneficios de explotación de Gas Natural Fenosa en 2013. Y este año, las previsiones del grupo apuntan a un golpe mayor: unos 600 millones. Iberdrola se dejó por el camino 801 millones en 2013 y prevé un impacto de 1.310 millones en 2014. Por último, Endesa fue la más castigada, según sus estimaciones, con un impacto de 1.329 millones como consecuencia de las medidas de 2012 y 2013, y un golpe de unos 1.700 millones en 2014.

 

Eólica

Pérdidas de 1.000 millones pese a la rentabilidad

El pasado año, España se convirtió en el primer país del mundo en el que el viento fue la primera fuente de electricidad en un año completo. La cobertura fue del 20,9% frente al 20,8% de la nuclear. La cobertura durante 2014 ronda el 30%. La capacidad eólica da hoy para abastecer al 60,6% de los hogares. La reforma deja sin retribución a los parques instalados antes de 2005, el 37% del total. Según la patronal del sector, la eólica es la tecnología más penalizada pese a que percibe sólo el 25% de las primas y supone el 11,4% de los costes regulados. En este caso, los productores eólicos consideran que su sector se ha homogeneizado en exceso en sólo 23 estándares para el cobro de primas. La patronal de las renovables considera que el sector está en peligro pese a que en 2013 –según sus informes– generó ahorros en el precio de la electricidad por más de 4.000 millones, el doble de las primas que recibió, porque la gran eolicidad abarata los costes. La producción industrial de este sector (fabricación de generadores, programas informáticos, etc.) supone el 0,34% del PIB y exporta por valor de 2.000 millones. Da empleo a 35.000 personas (82% indefinidos). Se calculan pérdidas para el sector de más de 1.000 millones hasta este año. Hasta 2020 se dejarán de ingresar unos 6.000 millones.

foTOvoltaica

Recortes de primas de hasta el 40%

La moratoria a las renovables, por la que nuevas instalaciones posteriores a enero de 2012 dejaban de cobrar primas, asestó un severo golpe al sector. Pero el resto de medidas aplicadas con efecto retroactivo han provocado una reducción de los ingresos cercanos al 40%. En conjunto, según la patronal Unef, suponen una penalización de los ingresos de más de 2.000 millones a la fotovoltaica. En 2011, el sector superaba los 12.000 empleos, a mediados de 2013 ese volumen se ha reducido en unos 4.500, de modo que ahora el sector ronda los 7.500 empleos, la gran mayoría en labores de operación y mantenimiento y en dar soporte a las actividades en el extranjero. Desde 2007, el sector fotovoltaico y sus cerca de 55.000 pequeños inversores han invertido en su conjunto 20.000 millones, de los que todavía adeuda a la banca 18.000 millones, avalados en la mayoría de los casos por los hogares familiares de los afectados, asegura la Asociación Nacional de Productores. Varios fondos de inversión internacionales han anunciado demandas contra la nueva normativa que recorta sus previsiones de beneficios de acuerdo a las primas anteriores.

 

Termosolar

Lejos de la rentabilidad razonable del 7,5%

Los propietarios de centrales termosolares se quejan de que el nuevo sistema les deja muy lejos de la retribución razonable del 7,5% que dice la Ley y de unos recortes cercanos al 37% por los decretos de 2012. El sector termosolar generaba, durante la época de la construcción de centrales en el pasado, una media de 25.000 empleos directos que se verán reducidos a menos de 4.000 este año.

 

Cogeneración

70.000 empleos en riesgo por cierre de plantas

Los fabricantes de ladrillos, azulejos, papeleros, embotelladores y el sector porcino calculan que el nuevo marco puede provocar la pérdida de 70.000 empleos, una caída del 10% de la demanda de gas y un impacto socioeconómico de más del 1% del PIB.

Articulo H. Montero. 

Fuente: La Razón.es

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR