Las claves del nuevo y complejo recibo de la luz

Las claves del nuevo y complejo recibo de la luz

El Consejo de Ministros prevé aprobar hoy el Real Decreto con el que abordará un cambio histórico en el sistema de facturación de la luz, un servicio que afecta a 27 millones de contratos.

Si no hay contratiempos, el nuevo mecanismo, con el que el Ministerio de Industria quiere acabar con el caos en las revisiones de la luz, como el que se produjo a finales del pasado año, entrará en vigor el 1 de abril. Supondrá toda una revolución y, según el Gobierno, un ahorro para los usuarios. Estos, dice el Ejecutivo, tendrán señales más exactas del precio, lo que fomentará su sensibilidad con el ahorro energético.

El problema es que, al menos al principio, el nuevo sistema (enésima medida dentro del proceso de reforma eléctrica del Gobierno del PP) creará confusión y polémica entre empresas y usuarios. Todas las asociaciones de consumidores están en pie de guerra, aprovechando que la sociedad está muy sensibilizada con los precios de la luz en España (los terceros más caros de Europa). Precio diario Los usuarios seguirán recibiendo una factura mensual con lecturas reales del contador.

Sin embargo, pagarán por cada kilovatio según el precio diario del mercado mayorista, o pool. Hasta ahora, existía un precio fijo para cada trimestre. La confusión surge en el proceso de transición de un sistema a otro, que se está haciendo a marchas forzadas. El Gobierno dará a las eléctricas entre el 1 de abril y el 1 de julio para adaptarse. Si no, les multará. Desoye las peticiones de las grandes empresas, como Endesa, Iberdrola y Gas Natural, que pedían, al menos, un año de adaptación.

Las grandes eléctricas mantienen una encarnizada batalla judicial contra los precios que fija el Gobierno. Es previsible que la nueva norma la endurezca aún más. El Real Decreto, sin apenas considerar su opinión, ha establecido un modelo de carta informativa que tendrán que mandar a los usuarios para informarles del cambio (como adelantó ayer Expansión.com).

En la carta, la empresa debe informar al usuario de que el nuevo sistema se denomina Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), y de que la eléctrica dispone de un plazo máximo de 3 meses para proceder a facturarle de acuerdo al nuevo sistema. El PVPC lo determinará Red Eléctrica (la empresa semiestatal que gestiona la alta tensión), en base a la cotización media del pool y otros ajustes.

Ese precio diario podrá consultarse en la web de REE. En esos tres meses de transición (abril, mayo y junio), la eléctrica podrá seguir aplicando el mismo precio que se estableció para el primer trimestre del año, una vez que el Gobierno intervino los precios en diciembre para evitar una brusca subida. La primera gran complicación serán las refacturaciones.

A partir del 1 de abril, las eléctricas tienen que hacer una refacturación, a favor del usuario, porque el precio que se fijó para el primer trimestre es más alto del que finalmente ha resultado en el pool. Si además, en el segundo trimestre, ya que siguen aplicando el precio de enero, tendrán que hacer una segunda refacturación, a partir de julio.

La gran confusión está en que, en la práctica, no hay contadores digitales instalados, y los que hay instalados (unos 3 millones) necesitan ser reprogramados. Precisamente, el contador inteligente es lo que permitirá al usuario aprovechar los distintos precios de la luz en el pool en cada hora, adaptando su consumo. Hay momentos del día en los que el precio es cero.

Pero hasta 2018, las eléctricas no tienen obligación legal de instalar todo el parque de nuevos contadores. Cuando el usuario disponga de contador digital, podrá pedir que le facturen lo consumido en cada hora, al precio de ese momento. Contrato anual Para evitar complicaciones, el usuario puede fijar un precio fijo anual que debe negociar con la eléctrica mediante un contrato, que previsiblemente será más caro.

El Gobierno, para acelerar la transición, solo dará hasta el 15 de abril para presentar ofertas. Por otra parte, a los 2,5 millones de usuarios con bono social, que ahora tienen descuentos de casi el 27%, se les aplicará el PVPC con un descuento del 25%.

 

Articulo Miguel Ángel Patiño

Fuente:   Expansión.com

 

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR