La electricidad en España es de las más caras de Europa para los hogares… pero no para la gran industria

La electricidad en España es de las más caras de Europa para los hogares… pero no para la gran industria

Por cada 100 euros del recibo doméstico de la luz, 50,9 euros van destinados a pagar impuestos y políticas públicas

La electricidad en España es de las más caras de Europa para los hogares... pero no para la gran industria

FABIAN SIMON

España es el sexto país con la electricidad más cara de Europa para los hogares

Los hogares españoles tuvieron, durante el primer semestre de 2013, uno de los recibos de electricidad más caros de toda Europa. En concreto, solo cinco países comunitarios tuvieron precios más caros. No siempre fue así. En 2007, España ocupaba un puesto intermedio en la clasificación de precios. Entre el segundo semestre de 2007 y el primer trimestre de 2013, estos precios para consumidores domésticos aumentaron un 59.1% en España.

Ello sucede a pesar de que los costes de distribución están, en nuestro país, entre los más bajos de la UE y de que sus costes de generación se mueven en la media comunitaria. La razón que explica, entonces, esos elevados precios domésticos son las decisiones políticas, razona un informe presentado ayer por Dr. David Robinson, Senior Research Fellow del Oxford Institute for Energy Studies, titulado «Análisis Comparativo de los Precios de la Electricidad en la Unión Europea: una Perspectiva Española».

Robinson argumenta que la «cuña gubernamental» (definida como la diferencia entre el precio final de la electricidad y los costes derivados de los mercados eléctricos libres o competitivos y de las actividades reguladas de redes) es la razón decisiva en el alto precio de la luz para los hogares españoles. Aporta cifras: por cada 100 euros de la factura de la luz, los consumidores pagan 49,10 euros por el coste real de la electricidad (generación, suministro y redes). El resto, 50, 90 euros, explica el informe, corresponde a impuestos y financiación de políticas públicas.

En la dirección contraria, esa «cuya gubernamental» disminuye de forma considerable para la mediana y gran industria. ¿Por qué? Porque la industria se beneficia de la posibilidad de soportar una parte mucho menor de los gravámenes y cargos gubernamentales, así como de la posibilidad de recuperar el IVA. Así, el concepto que eleva el precio para los hogares es, según el informe del investigador, el mismo factor que provoca que el precio de la electricidad para las industrias españolas de tamaño medio sea más razonable. En esta categoría, España ocupó el noveno puesto en el primer semestre de 2013.

Además, el Dr. Robinson también expresa que los objetivos medioambientales deberían ser atajados a través de una mayor competencia para que se desarrollen las tecnologías bajas en carbono.

 

Articulo / Fuente:  A.B.C.es

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR