García Tejerina anuncia una exención del 85% del impuesto especial sobre la electricidad para los regantes

García Tejerina anuncia una exención del 85% del impuesto especial sobre la electricidad para los regantes

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, anunció la decisión de introducir en la reforma fiscal una exención del 85% del impuesto especial de la electricidad para los regantes y un ajuste en el sistema de módulos a los que tributen en el régimen de estimación objetiva del IRPF para así compensar el incremento de costes por la nueva tarificación eléctrica.

Tejerina detalló que el impacto estimado de la exención y la rebaja de módulos va a suponer una cantidad de 55 millones de euros al año, “contrastado con las asociaciones de regantes”, cuando las estimaciones por el cambio de tarificación eran de 50 millones de euros, según informó el Ministerio. La ministra anunció esta decisión, acordada junto con el Ministerio de Hacienda, tras reunirse con representantes de las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA, y de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (Fenacore), para explicarles los avances conseguidos para paliar los efectos que la nueva tarificación eléctrica tenía sobre los regadíos.

El impacto en una explotación media rondará los 650 euros, apuntó la titular de Agricultura. En concreto, la ministra avanzó que los cambios en el régimen de módulos tendrán efectos ya en 2014, mientras que la exención del impuesto especial será a partir de 2015. El Gobierno “lleva más de un año buscando soluciones conjuntas, trabajando con Fenacore y con las organizaciones profesionales agrarias”, indicó Tejerina, quien reconoció que se trataba de una situación que “no era sencilla”, ya que había que dar satisfacción tanto a los regantes que contrataban en alta como en baja.

“El Gobierno se comprometió con los agricultores para buscar una fórmula que paliara el efecto de la nueva tarifa eléctrica sobre los regadíos y que ha repercutido negativamente en los regantes”, indicó.Tejerina reconoció que espera que estas medidas supongan “un respiro importante” para los regantes. “La mejora de la competitividad de las explotaciones de regadío es muy importante para la agricultura española. La suma de estos impuestos es de 55 millones de euros, que permitirá así compensar el impacto de la medida del cambio de tarificación de 2013″, reiteró.

Fenacore reclama más soluciones complementarias

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) considera que este ahorro permitirá aliviar “levemente” la factura de la luz tras encarecerse un 100% en los últimos seis años y, sólo a raíz de la reforma eléctrica aumentó el coste en 100 millones, “disparando el gasto anual del sector hasta los 700 millones”. La exoneración fiscal del impuesto eléctrico permitirá a los regantes disminuir su factura en un 4,1%, lo que supondrá según Fenacore un ahorro de unos 29 millones anuales, que unidos a los 25,2 millones derivados de la reducción del esfuerzo fiscal, contribuirán a paliar “exclusivamente” la pérdida de renta experimentada por los agricultores como consecuencia de la modificación legislativa del año pasado.

En concreto, la rebaja del sistema de tributación por módulos, del que se beneficiarán más de un millón de agricultores regantes, “permitirá aliviar de su declaración el sobrecoste energético que supone pagar todo el año por un servicio que sólo utilizan durante la campaña de riego”, que va de mayo a octubre, como consecuencia “de un sistema tarifario injusto y discriminatorio para las actividades estacionales”.

Los regantes consideran estas medidas como un gesto del Gobierno y un paso adelante, aunque echan en falta que esta rebaja tributaria vaya acompañada de soluciones complementarias que compensen realmente los más de 300 millones extras que pagan a las eléctricas con respecto a hace seis años”, indicó Fenacore, que advirtió de que con estas medidas no llegan a cubrir el 20% del sobrecoste total. Entre ellas, insisten en despenalizar los contratos de temporada, en el pago por la potencia realmente utilizada y no por la máxima contratada, o en la aplicación de un IVA reducido en el suministro eléctrico.

Según consideró el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, “el agujero del sistema eléctrico que procede en gran medida de ese totum revolutum de primas a las renovables, moratoria nuclear, subvenciones al carbón o intereses de la deuda energética, que después se convierten en los costes fijos de la electricidad deberían pasar a cargo de los Presupuesto Generales del Estado para evitar discriminar actividades que tengan un consumo estacional, como es el caso del regadío“.

Satisfacción entre las organizaciones agrarias

La organización agraria Asaja acogió con satisfacción la propuesta presentada por Isabel García Tejerina para disminuir fiscalmente los altos costes de producción que soporta el sector agrario de riego y que ponen en graves dificultades la competitividad de las explotaciones. Según Asaja, uno de los problemas fundamentales que afecta al sector agrario es el diferencial entre los altos costes de producción y los bajos precios que perciben los agricultores por la venta de sus productos, lo que provoca cuentas de resultados negativas para las explotaciones.

Actualmente la energía, cuyo peso era residual en el campo hasta 2008, es, tras la mano de obra, el coste más elevado en las explotaciones. Así la factura eléctrica de regadío se encareció en un 100% en el último lustro y supone en la actualidad más del 40% de los costes actuales de una explotación agrícola de riego, lo que la convierte en “inviable”, según Asaja, al sistema del regadío. Por ello, Asaja sigue insistiendo en la necesidad de que Industria permita la puesta en marcha de los contratos de temporada flexibles en el sector agrario, una demanda que Asaja considera “imprescindible” para su viabilidad.

Además, COAG valoró las medidas anunciadas para mitigar la “brutal” subida de la factura eléctrica para riego aunque “no compensan el sobrecoste de 250 millones que acumula el sector desde 2008”, por lo que reclamó contratos de campaña flexibles para que los regantes “paguen por lo que realmente consumen“. El secretario de COAG, Miguel Blanco, subrayó que la “presión” ha posibilitado las medidas fiscales para compensar a los regantes por el alza sobre el término de potencia del verano pasado. Sin embargo, Blanco reclamó “flexibilidad” para que los agricultores puedan ampliar contratos temporales o de campaña de cinco hasta ocho meses sin penalización, teniendo en cuenta que las medidas no compensan por la subida en los términos de potencia (200%) y energía (50%) desde 2008.

 

Articulo / Fuente: SERVIMEDIA – EUROPA PRESS – ENERGÍA DIARIO.

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR