Incentivo eólico para el mejor postor

Incentivo eólico para el mejor postor

La subasta renovable empujará hacia abajo las retribuciones

  • Este mecanismo habría evitado la especulación y el fraude
  • El Gobierno justificará con el sus recortes al sector

Incentivo eólico para el mejor postor

Una turbina de energía eólica.  (Efe)

El Ministerio de Industria sorprendió la semana pasada a propios y extraños con el anuncio de una subasta para otorgar un incentivo a la producción de energía eólica (concretamente, a 500 MW) y de biomasa (otros 200 MW). La decisión se conoció después de que la CNMC remitiese la propuesta de real decreto que establece dichas subastas y la orden ministerial que las regula a las partes implicadas para sus alegaciones.

La medida, que supone de facto el fin de la moratoria a la instalación de renovables con primas aprobada en 2012 y el comienzo de un sistema de subastas que regirá en el futuro, provocó de inmediato dos reacciones:la del sector eólico criticando el ajustado precio de partida de una puja descendente y la del fotovoltaico, que ha expresado su malestar por haber sido marginados del proceso.

Según lo calculado por la Asociación Empresarial Eólica (AEE), el Gobierno ofrece un retorno de la inversión de 40.000 euros por MWh, un 60% inferior a la que reciben los parques instalados desde 2013 tras la reforma eléctrica. Además, el capex (o inversión inicial de capital) es un 20% inferior a la considerada entonces; los costes de explotación, un 21% menores, y las horas medias de funcionamiento de un parque (3.200 horas anuales), un 52% superiores a lo que es habitual.

Sobre por qué el Gobierno ha decidido ahora subastar “una retribución específica” (el incentivo que sustituyó las antiguas primas a las renovables y que se basa en estándares de inversión) hay distintas interpretaciones. Por un lado, que intenta protegerse ante la multitud de pleitos internacionales contra el recorte derivado de la reforma, demostrando que las inversiones en energías verdes no se han paralizado en España, sino que se harán “con cabeza”, parafraseando al propio secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.

La decisión de la subasta se atribuye a la petición que ha hecho al Gobierno el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para desbloquear el concurso eólico gallego

Otro rumor es que la subasta eólica ha sido una petición del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que pretende con ella desbloquear el concurso eólico gallego (con el que esa comunidad autónoma, como tantas otras, garantizaba un derecho a la conexión a la red eléctrica y una rápida declaración de impacto ambiental). No en vano, una buena parte de los parques capaces de funcionar durante tantas horas al año están ubicados en Galicia. Curiosamente, el único parque nuevo que funciona sin incentivo y recibe ingresos exclusivamente del mercado es el que Gas Natural Fenosa tiene en la provincia de La Coruña, si bien, apenas tiene 12 MW de potencia.

También los megavatios de biomasa a subastar beneficiarán a esta comunidad y a la hullera pública asturiana, Hunosa, que acaba de hacer su incursión en este negocio con la construcción de una central eléctrica de biomasa en Mieres, de 50 MW, y el comienzo de la tala de árboles para la misma.

Sea como fuere, la interpretación más certera es la que apunta a que con estas subastas, el Ministerio de Industria quiere cargarse de argumentos para justificar una reforma que trajo consigo importantes recortes de los ingresos de las renovables. En otras palabras, que es posible funcionar con muchos menos incentivos. Porque, de celebrarse las subastas, algo en lo que no todos confían por razones de calendario, no faltarán inversores dispuestos a llevarse el gato al agua.

Uno de los problemas que plantean los expertos es de tipo financiero: cómo la nueva retribución a partir de estándares se revisa cada seis años, esto no deja de ser un riesgo que tendrán en cuenta los bancos a la hora de financiar nuevos proyectos.

En cualquier caso, si la subasta prospera, convivirán en el mercado instalaciones con distintas retribuciones y en el futuro el nuevo mecanismo de concurrencia empujará a todas ellas a la baja.

Más allá de la necesidad de que las renovables reciban una rentabilidad razonable para su desarrollo, no cabe duda de que el sistema de subastas, que muchos reivindicaron en el pasado cuando la burbuja del sector llevó al sistema eléctrico al límite, es el más adecuado.

De haberse aplicado en la última década, los costes de los peajes no se habrían disparado;se hubiese evitado el intrusismo y la especulación, y casos de corrupción como los que han empezado a aflorar en Castilla y León no serían noticia. Se trata de las tramas supuestamente urdidas por responsables del Gobierno castellanoleonés, con su consejero de Economía, Tomás Villanueva, a la cabeza, para el cobro de comisiones a cambio de facilitar la rápida autorización de parques eólicos y huertos solares.

Próximamente, en la Audiencia Provincial de Zamora se celebrará el juicio por el fraude en la concesión de autorizaciones a instalaciones fotovoltaicas en la provincia de León, que se investiga desde 2008. En cuanto al supuesto pago de 110 millones de comisiones por parte de compañías eléctricas para el desarrollo de parques eólicos desvelado por El País, podría ser el cabo de otros muchos fraudes “cuya existencia siempre planeó en el ambiente”, según fuentes del sector.

Estas mismas fuentes aseguran que el caso de las comisiones eólicas de Castilla y León, que la Agencia Tributaria ya ha remitido a la Fiscalía Anticorrupción para que lo investigue, ha aflorado a raíz de datos obtenidos de la amnistía fiscal a la que se habrían acogido algunos de los implicados.

 

Articulo CARMEN MONFORTE

Fuente: Cinco Días

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR