El papel fundamental de la eólica en el ‘cambio verde’

El papel fundamental de la eólica en el ‘cambio verde’

Aerogeneradores de Elecnor.

Aerogeneradores de Elecnor. ELECNOR EXPANSION

La energía que nos proporciona el viento será clave en la transición a un mix libre de fuentes contaminantes, pero España se está quedando rezagada en esta revolución eólica.

En la mayoría de los escenarios que han imaginado los expertos del sector energético para los próximos 20 años no se concibe un futuro sin molinos.

La eólica será una “pieza decisiva en este puzzle“, asegura el portavoz de la Asociación Europea de la Energía Eólica (EWEA) Oliver Joy. Sobre todo, insiste, por su bajo precio, ya que “según los datos manejados por la Comisión Europea, sus costes de producción son mucho menores que los de la nuclear o el gas natural” y es lo que la distingue dentro del campo de las renovables.

“A nivel mundial se podría alcanzar un 25-40% de cobertura de la demanda con eólica para 2050″, señala por su parte Heikki Willstedt, director de Políticas Energéticas de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

El futuro dorado de la offshore

Dentro de esta fuente de energía, la generación offshore (o en alta mar) seguirá, según los expertos, una trayectoria ascendente y su aportación al mix será cada vez mayor “a medida que avance la tecnología”, explica Joy.

Desde la EWEA reconocen que supone una gran oportunidad de negocio en el Atlántico o el Báltico, ya que la mayoría de las turbinas offshore europeas se han centrado en la zona del Mar del Norte.

En la Unión Europea hay instalados actualmente unos 10 GW de offshore y en nuestro país, aunque vamos a la cola en lo que a instalaciones de este tipo se refiere (sólo contamos con una en las Islas Canarias), el potencial para la generación en alta mar es innegable, si bien habría que analizar a fondo todos los aspectos que entrarían en juego si las turbinas llegaran a instalarse.

Combustible perfecto

Pero la eólica (onshore u offshore) no tiene por qué limitarse al consumo eléctrico de hogares y empresas, sino que también podría contribuir a reducir del uso de carburantes en el mundo de la automoción.

“La eólica y las baterías de los coches eléctricos son una perfecta pareja de baile para los sistemas energéticos del futuro”, asegura Willstedt.

“Cuando hay más viento del que se necesita para abastecer al sector eléctrico -por ejemplo, de madrugada-, millones de coches eléctricos se podrían estar cargando y por la tarde-noche, cuando todo el mundo ha vuelto a casa y se dispara el consumo eléctrico, las baterías de los coches podrían estar devolviendo parte de la carga almacenada” explica el ejecutivo de AEE.

España, a contracorriente

A pesar de las buenas perspectivas y del innegable potencial del viento como energía descarbonizadora, en nuestro país la eólica parece haberse paralizado.

La razón de esta falta de actividad que se ha apoderado de todo el sector de las renovables es la Reforma Energética que ha provocado, entre otras cosas, que en el primer semestre del año no se instalara ni un megavatio eólico en nuestro país y que sólo se sumaran 27MW en todo 2014.

Lo más preocupante, a juicio de la AEE, es que ni la palpable recuperación de la demanda eléctrica ha logrado remontar esta cifra y se está recurriendo al carbón y al gas natural para suplir esas necesidades.

Todo esto ha hecho que España pase de ser uno de los alumnos aventajados en este terreno a situarse en los últimos puestos de la fila. De hecho, según la Comisión Europea somos uno de los países en los que el objetivo de renovables de 2020 está en riesgo.

Tecnología ‘made in Spain’

No obstante, este ‘abandono’ de la eólica contrasta con la productividad de los aerogeneradores de nuestro país ya que cada megavatio instalado produce un 21,3% más electricidad que la media europea.

Tampoco coincide con la tendencia al alza de las exportaciones del sectorque, gracias a compañías como Gamesa o Adwen, ascendieron a 2.234 millones de euros en 2014, lo que supuso un aumento del 57,4% frente al año anterior. Willstedt señala que en este sentido España “se sitúa entre los gigantes tecnológicos ya que gestiona más del 10% de toda los parques del mundo y más del 12% de los aerogeneradores que funcionan en los cinco continentes tienen el sello ‘made in Spain’

El Gobierno ha anunciado que pronto se celebrará una subasta de 500MW eólicos, cuyas condiciones se harán públicas tras el verano, con la que se quiere retomar la senda de cumplimiento de los objetivos europeo . Las asociaciones eólicas esperan que esta medida sea capaz de generar de nuevo interés entre los inversores extranjeros y que España pueda retomar, por fin, el puesto que se merece en el sector.

 

Articulo SARA H. ASENADOR

Fuente: Expansión

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR