Se alarga el lío de la luz: Seis claves para entender de qué van los cambios

Se alarga el lío de la luz: Seis claves para entender de qué van los cambios

Industria ha concedido a las comercializadoras de electricidad dos meses, abril y mayo, para adaptar sus sistemas informáticos

El ministro de Indutria, José Manuel Soria

El ministro de Indutria, José Manuel Soria

La polémica anulación de la subasta Cesur de diciembre -por falta de «presión competitiva», según el Ministerio de Industria- dio lugar a la creación de un nuevo sistema de fijación de precios eléctricos para los consumidores acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC). Sin embargo, este mecanismo -ligado a la evolución diaria del mercado mayorista- no ha entrado en vigor, y aún hoy está siendo objeto de numerosos cambios que contribuyen a enredar la ya de por sí complicada comprensión de la tarifa eléctrica. Conviene recordar, en todo caso, que estos precios afectan únicamente a la parte de la tarifa relativa a la energía consumida (entre el 40% y 45%). El resto corresponde a los peajes de acceso.

1.- ¿Cómo se calculan los nuevos precios? A los clientes acogidos al PVPC con contadores analógicos (la mayoría) se les aplicará el precio del mercado diario fijado cada hora, en función de unos perfiles de consumo elaborados por Red Eléctrica (RE). Y siempre en base a las lecturas reales del contador, que se realizarán cada dos meses. Para los que cuenten con un equipo de medida inteligente (hay ciertas discrepancias al respecto, pero Industria calcula que a final de año habrá 7 millones) la facturación se llevará a cabo a partir de las medidas horarias reales. La ley también obligará a las comercializadoras a ofrecer -antes del 30 de abril- un precio estándar anual, que establece un precio fijo para el kilovatio consumido.

2.- ¿Qué precio eléctrico está vigente ahora y a quiénes afecta? El fijado administrativamente por el Gobierno para el primer trimestre del año tras la anulación de la subasta Cesur de diciembre: 48,48 euros por megavatio (Mw) a la hora. Este precio afecta a los aproximadamente 16 millones de consumidores acogidos al PVPC (antigua TUR), de los 26 millones con derecho a acogerses a esta tarifa. El resto -aunque muchos de ellos no lo saben- tienen firmados contratos bilaterales con las comercializadoras. Es frecuente que estos acuerdos estén vinculados a los precios PVPC. No obstante, el precio ‘intervenido’ (los 48,48 euros) se regularizará posteriormente con el que finalmente arroje el mercado mayorista al cabo de los tres primeros meses: según diversas estimaciones, no será superior a los 30 euros Mw/h (la OCU calcula que 25), por lo que Industria deberá devolver dinero a los consumidores.

3.- ¿Cuándo y cómo se llevará a cabo esa devolución? Se devolverá en las facturas que se emitan a partir de junio. Pero la cuantía -calculada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- constará en una resolución que la Dirección General de Política Energética y Minas deberá publicar como muy tarde el 15 de mayo, diez días antes de las elecciones europeas. Con todo, Industria aún no ha establecido una metodología de reparto. Hay algunas asociaciones de usuarios, como la OCU, que han estimado una devolución media de 40 euros por cliente.

.4.- ¿Y a partir de abril?¿Cómo se facturará? Aunque está previsto que el real decreto que establece la nueva metodología de precios entre en vigor el 1 de abril, Industria ha concedido a las comercializadoras de electricidad dos meses (abril y mayo) para adaptar sus sistemas informáticos. Así, en este periodo transitorio seguirá en vigor el precio de 48,48 euros Mw/h. Eso sí, posteriormente (también a partir de junio), habrá de ajustarse con los nuevos precios. En concreto, con los perfiles de consumo de Red Eléctrica.

5.- ¿También para los dueños de contadores digitales? Sí, porque, ante las quejas de las comercializadoras por la complejidad del sistema de medición horaria, Industria ha accedido a prorrogar la aplicación de los precios horarios.

6.- ¿Y cuándo entrarán en vigor? Una vez que los contadores inteligentes estén «efectivamente integrados» en el sistema informático de la compañía eléctrica. El primer paso de esta integración será la puesta en marcha -previa publicación en el BOE- de un procedimiento que regule la comprobación, validación y cierres de los datos del contador, así como los protocolos de intercambio de información, seguridad y confidencialidad de la misma entre los agentes. El Gobierno calcula que todo ese proceso se puede demorar entre nueve meses y un año. Por tanto, no estará en vigor hasta bien entrado 2015.

 

Articulo Jorge Murcia

Fuente:  Finanzas.com


No Comments

Post a Comment