Las eléctricas ofrecerán una tarifa fija un 30% más cara que el mercado

Las eléctricas ofrecerán una tarifa fija un 30% más cara que el mercado

bombilla_espana.jpg

Las eléctricas han presentado a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) sus propuestas de tarifa fija anual. Las comercializadoras de referencia han planteado al regulador unos precios hasta un 30% superiores a la media registrada en abril, según indicaron las fuentes consultadas por elEconomista.

 

Las propuestas que maneja la CNMC van desde los cerca de 138 euros que ronda la oferta de EDP -la más barata- hasta los más de 145 euros que tendría la propuesta de Endesa -la más cara-. El resto de compañías ( Iberdrola, E.ON y Gas Natural Fenosa) estarían en un rango medio con diferencias menores dentro de esta horquilla.

El organismo que preside José María Marín Quemada tenía que hacer públicas las ofertas de tarifa fija anual el pasado 15 de abril, pero los errores detectados en la planteada por Endesa han retrasado el anuncio.

Los errores de Endesa

En concreto, la eléctrica que preside Borja Prado ha tenido que corregir su oferta después de haber incluido el coste de comercialización regulada, que asciende a 4 euros, y que no podía cargarse en este tipo de precios fijos anuales.

Los precios presentados suponen, según los expertos, contratar a un nivel similar de los 70 euros por megavatio del mercado mayorista diario, es decir, un precio muy elevado si se tiene en cuenta las actuales cotizaciones de los mercados de futuros o el precio del mercado mayorista (pool) que se sitúa alrededor de los 30 euros por megavatio.

Por tanto, este tipo de ofertas no son nada interesantes para el consumidor doméstico. No obstante, estas tarifas anuales deben incluir unas condiciones y parámetros estándar para facilitar su comprensión y comparación.

Además, los consumidores que se acojan a esta oferta anual tendrán que acordar expresamente en el momento de contratarla si desean una renovación automática y, en todo caso, la comercializadora deberá comunicar el nuevo precio al consumidor un mes antes de que venza el contrato anual. Los usuarios también deben tener en cuenta que tendrán penalizaciones si rescienden el contrato unilateralmente antes del primer año de vigencia. Los clientes disponen en estos momentos de tres opciones a la hora de contratar el nuevo modelo de tarifa.

Las opciones a elegir son este precio fijo anual (pensado para negocios con consumo constante anual, como por ejemplo una carnicería), mantenerse en el llamado precio voluntario para el pequeño consumidor, lo que supone que el 20% del recibo se fija según los precios horarios del mercado mayorista de la electricidad (actualmente casi la mitad del precio fijo anual), o firmar con las compañías contratos bilaterales en los que éstas puedan ofrecerles otro tipo de servicios para poder maximizar sus ingresos, es decir, pasar al mercado libre.

Pérdida de la devolución

Los antiguos clientes de la TUR además deben tener en cuenta antes de firmar ningún cambio que se arriesgan a perder la devolución de los 17,6 euros del primer trimestre y la parte que corresponda del segundo, si se mantiene esta tendencia de precios de mercado bajos.

La subasta celebrada el 19 de diciembre, que finalmente se anuló, dio un precio de 61 euros por megavatio. El Gobierno, después de intervenir el precio, fijó una tarifa a 48,41 euros por megavatio, pero finalmente el primer trimestre cerró a 26 euros.

Las nuevas tarifas reguladas estarán ligadas a lo que marque el pool. Los precios medios diarios serán cruzados con los tres tipos de perfiles de consumidores que ha publicado Red Eléctrica. Cada factura será diferente y será prácticamente imposible compararla con la de otro consumidor.

Como alternativa a este brusco cambio en la facturación de la energía, el Gobierno obligó a las eléctricas a presentar estas ofertas fijas anuales. Además, el Ministerio de Industria aumentó el número de comercializadores de referencia hasta un total de ocho compañías (aquellas que cuenten con más de 25.000 clientes).

El Ejecutivo ha permitido un periodo transitorio hasta el próximo 1 de julio para que las compañías se adapten a todos los cambios en la facturación de energía. No obstante, por el momento no aplicará la facturación horaria, a la que sólo pueden acceder aquellos consumidores que cuenten con un contador inteligente conectado y operativo (en torno a un millón de clientes).

Red Eléctrica ya publica el precio promedio que se aplicará a la factura de cada consumidor en función de su periodo de facturación. Por su parte, la CNMC dispondrá de un simulador de factura donde introduciendo el día inicial y final del periodo de facturación, el consumo y la potencia, se obtendrá el precio final a pagar por el cliente.

Las comercializadoras han comenzado a emitir en sus facturas información institucional sobre los cambios que se aplicarán en la factura de la luz y tendrán que adaptar todos sus contratos antes de junio.

Articulo Rubén Esteller / Lorena López

Fuente:  El Economista.es

No Comments

Post a Comment