Los productos verdes, el negocio de General Electric, Siemens y Philips

Los productos verdes, el negocio de General Electric, Siemens y Philips

Desde una bombilla LED a transformadores para la transmisión y distribución de energía pasando por aerogeneradores para parques eólicos. Presentes en la industria y en el hogar, los productos verdes ganan peso en la cartera de grupos como Philips, Siemens o General Electric, conscientes de que, tanto los clientes empresariales como el consumidor que acude a una tienda piden, cada vez más, una tecnología con menor huella de carbono.

Jeff Immelt, CEO de General Electric

Fotografía: Bloomberg  Jeff Immelt, CEO de General Electric

Desde una bombilla LED a transformadores para la transmisión y distribución de energía pasando por aerogeneradores para parques eólicos. Presentes en la industria y en el hogar, los productos verdes ganan peso en la cartera de grupos como Philips, Siemens o General Electric, conscientes de que, tanto los clientes empresariales como el consumidor que acude a una tienda piden, cada vez más, una tecnología con menor huella de carbono.

La investigación en su desarrollo, desde el diseño hasta su uso, permite que, durante toda su vida útil, su impacto en el medio ambiente sea menor y su eficiencia energética sea mayor, contribuyendo a reducir las emisiones de CO2.

En aumento Los ingresos de la cartera medioambiental de Siemens ascendieron a 32.300 millones de euros el año pasado. La cifra supone un 43% del total de la facturación del gigante alemán, un punto porcentual más que en 2012.

Los productos verdes están presentes en las cuatro áreas de negocio de la compañía, contando con tres categorías principales: productos y sistemas (centrales de ciclo combinado y tecnologías de construcción inteligentes), energía renovable (turbinas de viento y de vapor para plantas de energía solar térmica) y tecnologías medioambientales para limpiar el agua y el aire.

Gran parte de la cartera ambiental se realiza en colaboración con los clientes, desarrollándose en función de sus necesidades. Además, el uso de estas tecnologías eficientes contribuyó en 2013 a que sus clientes dejaran de emitir 377 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

El comité de Sostenibilidad revisa, una vez al año, los productos y soluciones de la cartera medioambiental. La compañía contabiliza el impacto que sus tecnologías tienen en el entorno. Por eso, tiene en cuenta todo el ciclo del producto, desde su planificación y materiales empleados en su fabricación hasta su uso por el cliente y el fin de su vida útil.

Objetivo superado Los ventas de productos verdes de Philips se situaron en 11.815 millones de euros en 2013, un 7,6% más. Esta cifra es ya el equivalente al 50,6% de los ingresos totales del grupo, es decir, casi cuatro puntos porcentuales más que en 2012, pero, sobre todo, permiten a Philips superar dos años antes de lo previsto, el objetivo de que la mitad de sus ventas procedan de productos verdes en 2015.

La compañía destinó 509 millones de euros a innovación sostenible el año pasado, el 29% de su I+D total, dentro de su compromiso de invertir 2.000 millones de euros en innovación verde entre 2010 y 2015. El área de Consumo y Estilo de Vida (que se ha centrado en reducir el uso de sustancias tóxicas) fue la que más contribuyó al aumento de los ingresos verdes.

Sus ventas crecieron un 19%, aunque casi la mitad de la facturación de Philips procedió del negocio de Salud (con nuevos sistemas de rayos x o equipos de imágenes por ultrasonido). Iluminación, encabezada por la tecnología LED, representa el 31% de las ventas verdes.

Ecomagination General Electric cuenta con 60 familias de productos y soluciones verdes, un negocio englobado en el programa Ecomagination, que generó ingresos de 28.000 millones de dólares (21.625 millones de euros) en 2013, un 12% más que el año anterior, suponiendo ya el 19% de la facturación del grupo americano. Desde que Ecomagination se lanzara en 2005, GE ha obtenido 160.000 millones de dólares a través de la venta de estas tecnologías limpias.

La inversión en I+D verde desde entonces suma 12.000 millones (1.600 millones en 2013). Su apuesta por el futuro se tradujo en febrero en el anuncio de que los fondos para investigación se ampliarán hasta 25.000 millones hasta 2020. Así, destinará recursos a soluciones para mejorar la eficiencia las plantas de energía, a turbinas eólicas (para rebajar el coste de generación de la energía renovable) o a desarrollar tecnologías alternativas que sustituyan el agua en los procesos de fracturación hidraulica (fracking).

 

Articulo Ana Medina

Fuente: Expansión.com

No Comments

Post a Comment